• Perla Beltrán

Datos importantes sobre la piel sensible




Existen varios tipos de piel, pero lo sorprendente es que la sensibilidad puede estar presente en cualquier tipo de piel sea ésta grasa, seca, mixta o madura, por lo que puede presentarse desde la niñez hasta la edad madura y aparecer de pronto o bien incrementarse con el paso del tiempo.


Características más comunes de la piel sensible


  • Piel muy fina, delicada y blanca, ya que el estrato córneo es extremadamente delgado.

  • Piel seca o con tendencia a seca (es propensa a presentar deficiencia de grasa y humedad).

  • Apariencia cutánea frágil.

  • Frecuentemente aparece cuperosis (ya que los vasos sanguíneos son más reactivos que en las pieles normales).

  • Textura no uniforme: escamas, ligero engrosamiento (queralosis), erupciones.

  • Envejecimiento más rápido, aparición prematura de arrugas.

  • Con tendencia a manchas, eritema, prurito, calor y tirantez.

  • No tiene propensión a los comedones y pústulas.


Existe una variedad de productos para lidiar con este tipo de piel, sin embargo, lo más recomendable es usar productos naturales.


Algunas recomendaciones para este tipo de piel son;



  • Evitar el frío como el calor extremos ya que pueden ocasionar estragos en una piel sensible: rojeces e incluso quemaduras.

  • Evitar la exposición a los contaminantes e ingredientes irritantes como el alcohol, la lanolina, los colorantes y las fragancias artificiales.

  • Hacer una limpieza suave, se recomienda usar tónicos sin alcohol, leches limpiadoras (no cremas, jabones o desmaquillantes) y cremas muy hidratantes y ligeras.

  • Aplicar una crema protectora a diario. En invierno ésta tiene que ser más grasa para reforzar el manto protector.

  • Es útil tener siempre a mano una crema calmante de manzanilla o de alantoína.

  • Tampoco es recomendable exfoliar la piel frecuentemente.

  • No es aconsejable cambiar de marca de producto con frecuencia, ya que descubre nuevos irritantes.

  • Usar productos de ser posible hipoalergénicos y no comedogénicos.

  • Se recomienda una sesión de limpieza profesional en la que, además de limpiar la piel es aconsejable la aplicación de sueros o ampollas calmantes que disminuyan las rojeces y la irritación logrando hacerla más resistente a los factores externos a los que está expuesta.


¡Esperamos que te sea de ayuda este artículo y te ayude a cuidar de tu piel!

©2019 by SUNDARA. Proudly created with Wix.com